miércoles, 31 de agosto de 2011

Raúl Gaitán Ballesteros




Este señor que vemos en la foto con aire flamenco (¿?) y con la nariz ligeramente torcida, muy parecida a la de otro gran crack recordado por muchos es Raúl Gaitán Ballesteros (Málaga, España, 10 de Septiembre de 1979) Este defensor se crió en la cantera del Málaga, debutando en el filial mas próximo en 1997, en el Málaga B, que por entonces estaba en tercera división, coincidiendo esa temporada con futbolistas de la talla de mi paisano Juan Jesús Calatayud y de el gran Raúl Iznata. En ese filial, dirigido por Miguel Rivera, no sabemos cuanto jugó, ya que no hay registros existentes, pero se fue en la temporada siguiente al Valladolid B, donde peleó el puesto con Orlando Gutiérrez, uno de los pavones mas conocidos del Valladolid. Tras media temporada, y ver que Orlando destacaba mas que el y empezaba a ir convocado con el primer equipo, tiró la toalla y volvió a su querida provincia de Málaga, al Juventud de Torremolinos, en tercera división. Según los registros disponibles, no jugó ni un minuto, y volvió a salir de la provincia malagueña, rumbo al Lucena, donde tampoco tuvo la suerte deseada, mientras observaba que Iznata y Calatayud debutaban con el primer equipo, y el estaba en las divisiones bajas del futbol español, y sobre todo del malagueño. Entonces, en 2001 firmó por el Andalucía CF de Marbella, ya desaparecido, donde para variar, tampoco hay registros de este equipo, que estaba en tercera. Pues volvió a dejar la provincia malagueña para ir al CD Toledo, donde por primera vez aportaron la debida confianza en él, dándole minutos, jugando 22 partidos y logrando 1 gol. Y como ya era costumbre en él, a cada temporada cambiaba de equipo, pues volvio a hacerlo, y para ello volvio a la muy querida por él y por todos los malagueños, la gran Málaga, y marchándose al histórico CD Fuengirola-Los Boliches, en Regional Preferente, donde hizo la mejor temporada de su historia hasta el momento: Jugó 29 partidos, y desde su posición de lateral izquierdo, marcó 13 goles. Este éxito le hizo subir de categoría hasta marcharse al Alhaurino de tercera división, donde tambien fue titular indiscutible, jugando 32 partidos sin marcar un gol. Entonces fue cuando llegó su momento de gloria: subiendo otra categoría mas, ya en 2ªB, fichó por el Marbella, sucesor de un histórico Atlético Marbella que llegó a estar en segunda división y quedando en séptima posición en la temporada 1992/93, entrenado por Sergio Kresic, y con míticos jugadores como Tomás Olías, Jaime Ramón Molina, Armando Lucas, José Rojo "Pacheta", Benigno Chaparro, José Antonio Covelo o Mario Tilico. Pues este equipo era entrenado por Juan Ramón López Muñiz, y en ese equipo jugaba un mediocampista buenísimo, extraordinario, se llamaba Antonio Galdeano Benítez, mas conocido como "Apoño", o "El Xavi de La Palmilla". Ellos dos se hicieron amigos, y en su primera temporada, los dos destacaron en el el club marbellí, siendo de 34 partidos y 2 goles el bagaje de Raúl Gaitán y de 33 partidos y 6 goles el de Apoño. En su segunda temporada, tan pronto como en la jornada 11, sufrieron el cese del míster López Muñiz, llegando Antolín Gonzalo a sustituirlo. Esto no tergiversó para nada las alineaciones titulares del club, siendo los dos como en la temporada anterior los puntales del equipo, un equipo que a final de temporada logró el séptimo puesto del grupo IV de la categoría de bronce española, siendo Sevilla Atlético y Córdoba los ascendidos ese año de su grupo. Tras haber jugado 36 partidos y lograr 1 gol y Apoño, 25 encuentros y 6 goles, a los dos les llegó un momento muy esperado: volvieron a su querido Málaga CF, que precisamente no estaba en su momento mas boyante en cuanto a cuartos, y encima los pocos que había se los sopló un grato personajillo, asi que prefirió fichar en la misma provincia de Málaga, y se hizo esa temporada con Apoño y con Gaitán para intentar volver a primera división, recomendados por el nuevo entrenador del Málaga, casualmente, Juan Ramón López Muñiz. Pero como es propio en estos casos, y como el fútbol ya nos enseñó en un caso parecido (solo que Apoño y Raúl Gaitán no son hermanos, y gemelos mucho menos) uno de ellos salió bueno y otro malo. Pero empezemos por el principio. Para empezar, la presentación alineación de los nuevos fichajes de la temporada 2007/08 fue al lado de una tapia con vistas a un castillo en Cádiz, lo que no podía vaticinar nada bueno. Empezó la liga, y Apoño se convirtió rápidamente en titular, mientras su compañero Raúl Gaitán lo observaba desde el banquillo. Pues se llegó a Enero, con el Málaga en puestos de ascenso, y no parecía que las cosas fueran a cambiar de cara a lo que quedaba de campaña. Y efectivamente, no cambiaron, así que el Málaga logró el ascenso a primera, Apoño es la figura del centro del campo blanquiazul hasta día de hoy y Raúl Gaitán jugó la cifra redonda de 100 minutos en 2 partidos en toda la temporada. Pero aún así parecía que se quería quedar en el equipo y jugar en primera división. Con este propósito, apareció en la Guía de la Liga de AS 2008/09 (cuyo ejemplar poseo) en el Málaga con la plantilla de primera división, y donde rezaba un comentario debajo de su imagen (y que Renaldinhos ya analizó en su día):  “Futbolista corriente, pero como persona es un monstruo” , en relación a su belleza, que como no fuera interior... . Pero, sin embargo, dos semanas antes de que se cerrara el mercado de fichajes, se marchó al Poli Ejido, que acababa de descender a su ya conocida 2ªB. Fue titular en las dos temporadas que estuvo, jugando 63 partidos incluyendo sendas promociones y marcando 4 goles. En Agosto de 2010 volvió a Málaga, rumbo al Estepona, donde tambien fue titular (si, es lo que estáis pensando, fue titular en todos sitios menos en el Málaga). Tras una temporada en la que disputó 32 encuentros, partió hacia el norte de Andalucía, al Real Jaén, este verano, pero repasando su carrera futbolística, se prevee que al final acabe (como no...) volviendo a la provincia malagueña. Y nos alegra saber (¿?) que de momento, no presenta ni las mas mínimas intenciones de poner punto y final a su concurrida trayectoria. Pues, queridos lectores, esta es la historia de Raúl Gaitán, un simpático monstruo que reventó el carril malaguista a lo largo de 100 minutos.

1 comentario:

  1. Es off-topic, pero venga...

    CUMPLEAÑOS FELIZ, CUMPLEAÑOS FELIZ...

    ResponderEliminar